Translate

domingo, 28 de agosto de 2011

Pompas de jabón al viento...

Sopla el viento arrastrando consigo las voces, los sueños y los recuerdos...
Sopla ella con su pompero, atrapando el viento en el interior de frágiles esferas que reflejan colores, los colores de todos esos sueños y recuerdos, como bolas mágicas de cristal.
Algunas explotan al poco de nacer, otras son arrastradas por el viento lejos, lejos... 
Las observa, las anima en silencio con una sonrisa. Sabe que al final todas tienen el mismo destino, pero eso no impide que algunas lleguen lejos, lejos... antes de cumplirlo.
En una puede ver a una niña. La mirada perdida en remotos lugares que nadie más ha podido visitar, en historias que aun están por contar. Su alma llora en un rincón y su sonrisa magullada prefiere esconderse de las miradas. Pero sus sueños vagan libres, la alzan en brazos y la instan a seguirlos.
Ah, en otro puede verse asomada en un balcón. ¡Oh! También está lanzando pompas de jabón al viento. Las contempla partir hacia las olas que rompen contra las rocas a orillas del mar. Mira hacia abajo, espera a que las personas que por allí pasean alcen la vista y contemplen maravillados, como ella, el espectáculo que representan las danzantes burbujas. No lo hacen, pero habrá de gastar medio bote antes de darse por vencida.
¿Y qué es aquello que ve reflejado en aquella? Es otra noche, es otra playa. Pasea, dando vueltas sobre si misma aquí o allá, dejando su marca sobre la fina arena mientras el agua salada lame sus pies descalzos. A decir verdad no es muy amiga de la playa, pero la noche lo hace todo más hermoso. A esas horas tan solo ella y su amiga van más allá de los chiringuitos y se adentran allí. Y la arena se siente mucho mejor cuando la empapa el agua fresca, aunque en el camino de regreso eche pestes contra el picor que produce al secarse la que se le queda adherida.
¡Plop!
Acaba de explotar una pompa ante sus ojos. Apenas acababa de comenzar su trayecto y en ella se dibujaba una sonrisa, una ilusión y un sueño que nunca olvidará... El jabón salpica su cara y humedece sus mejillas... Ah, pero no solo es el jabón...
Pero no pasa nada. En la vida todo se cura y de un sueño roto siempre quedan los fragmentos, quizás no sean lo mismo pero pueden ser igual de bellos y especiales, e incluso reparar la sonrisa.
Prepara su pompero y sopla de nuevo, liberando una nueva nube de pompas. Nuevos y viejos recuerdos, sueños y esperanzas... Nuevas pompas de jabón para representarlos en su brillante superficie... 
Pompas de jabón al viento...

1 comentario:

Bathory Doll dijo...

Parece que me leas el pensamiento xD
Me siento muy identificada con las historias que escribes y esta me ha llegado al corazón. Me siento como la niña que tira las pompas ^^
Tus historias me hacen pensar y me animan mucho :)
Gracias por escribir cosas tan bonitas n_n

Besos!